viernes, 30 de noviembre de 2012

Análisis sobre el alcance de la educación multimedia



En estas dos semanas que hemos estado escuchando en clase las exposiciones orales sobre los trabajos, he decidido buscar información y concluciones sobre esta temática que tanto interés ha despertado en mí por mi vocación docente. 
He realizado una búsqueda de documentos, revistas, tesis doctorales y datos, y he decidido resaltar las siguientes conclusiones a las que he llegado.

PRIMERA. La red es un fenómeno complejo con varias facetas, pues es un medio de comunicación, una plataforma de interacción y de organización social que reproduce, y por tanto, se adapta perfectamente, a la propia naturaleza social del hombre y a su modo de relacionarse. De esa manera, podemos aventurar que avanzaremos hacia un modo de entender la colectividad- como acuña Manuel Castells-“sociedad red”.
De los estudios se desprende que actualmente predominan las redes generalistas frente a las profesionales o especializadas. De ellas la que predomina es Facebook. En España en 2010los usuarios utilizan las redes sociales de forma predominante para las relaciones de amistad 79´3%. Otro factor que estimamos importante es la presencia de los internautas en las redes por reconocimiento social.

SEGUNDA. Si aceptamos la premisa aristotélica de que la naturaleza de la persona se componga por un carácter individual y un aspecto social, -con necesidad de salir de sí y abrirse al otro: amar-, y la teoría interpretativa del interaccionismo simbólico por la que se concibe al emisor y al receptor como individuos activos y libres que por la interacción social con los otros participantes conforman los significados que interpretan la realidad social, entendemos que las redes sociales, por el dinamismo relacional que facilitan, juegan y jugarán un papel mayor con el tiempo en la construcción de significados sociales y culturales puesto que han sido acogidos por los planes educativos y por el contexto cultural en los países desarrollados. Además las redes sociales son plataformas a través de las cuales se pueda dar de forma idónea el aprendizaje social, tal y como establece Erving Goffman, sobre una sociedad que evoluciona rápido planteando nuevas encrucijadas conductuales y éticas. Ciertamente el internauta está expuesto a una dinámica de elección y toma de posición frente a los valores, modelos, estereotipos, estilos de vida, etc., por la misma interacción en su contexto social habitual, que le reclama un posicionamiento al respecto. A la par, se requiere un aprendizaje constante de las expectativas de los otros participantes respecto al papel y al rol que esperan que el internauta represente.
En efecto, nos hallamos en una sociedad donde la curiosidad por otras culturas puede resultar satisfecha a nivel virtual o real, en la que sus habitantes viajan más y el acercamiento global es posible. Si cabe, es en una sociedad que ha adquirido una mentalidad más democrática en la cual se convive en un tejido variopinto de posturas, pues se respetan unas normas comunes, pero es posible la adopción de corrientes culturales exóticas, convenciones novedosas, nuevos planteamientos espirituales, conocimiento de otros sistemas de lance político así como de posturas políticas, o se cuestiona las normas o referentes tradicionales por parte de los individuos o grupos de ellos. Llegado a este punto del razonamiento, es importante destacar que el actor se ve influido de forma individual por el valor que se transmite a través de las redes, y como hemos dicho, estas plataformas -ya que reproducen el contexto social real-, se muestran idóneas para este proceso de transmisión y asimilación social.

TERCERA. Debido a varios factores de la naturaleza humana para una comunicación eficaz- como la necesidad de la lectura del lenguaje corporal, la necesidad de percepción o contacto físico con el otro, la experiencia emocional compartida o el establecimiento de la empatía-, la interacción interpersonal con contacto físico y real es más fuerte que en el medio virtual para el
establecimiento de vínculos afectivo-emocionales. Las redes se muestran como un recurso para el ciudadano con el fin de mantener o fomentar la sociabilidad.
La relación virtual si se mantiene, no deja de ser ontológicamente una relación seudo-real donde al internauta no se le asegura estar vacunado contra la soledad emocional, pues esta relación que establece es una relación superficial.

CUARTA. Cuando un individuo interactúa en las redes y no fomenta las reales, es un síntoma de que algo no va bien, puede ser una actitud temporal debido a una circunstancia traumática, o una cuestión más seria, con necesidad de terapia psicológica o psiquiátrica.

QUINTA. Según el estudio de AIMC el uso de las redes sociales en España todavía tiene una cota discreta con un 36´8 % de consumidores que hace querencia de ellas frente al uso que se hace en EE.UU. Yo pensaba que la gran mayoría de gente las usaba y parece ser que según los datos estadísticos no es así.

SEXTA. Respecto a los efectos psicológicos saludables del uso de las redes sociales, hay opiniones diversas. Los argumentos en contra del uso de plataformas virtuales es la pérdida de contacto personal supone una seria amenaza para la capacidad de los jóvenes para relacionarse con los demás, pues no fomenta que los jóvenes aprendan de la interacción y lleva a que las relaciones sean superficiales. Algunos psicólogos alertan sobre el uso abusivo,
compulsivo o adictivo de Internet. Los argumentos a favor de que usen las redes sociales establecen que gracias a Internet se establecen contactos que luego permiten el conocimiento real, que el hecho de escribir y leer desarrolla la memoria y eleva el nivel de amistad. Otra formulación establece que Internet no cambia la capacidad social del individuo. En cambio, en la práctica de la psicología clínica si que se recomienda en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario